Me gusta pensar en el paisaje como si fuera un libro, pero no un libro cualquiera, sino la más apoteósica obra que mis ojos pueden contemplar. Un libro-paisaje en el que leo la historia de la tierra, cuyo argumento me lleva más allá de mi propia conciencia como ser humano. Cada una de las palabras...